13 enero 2010


El cineasta francés Éric Rohmer, que acaba de fallecer a los 89 años en París , logró tres cosas que sólo están al alcance de los realmente grandes: sobrevivir a las vanguardias, estar a la altura de su propia leyenda y contar una y otra vez la misma historia y conseguir que no se acabe nunca. "Ver una película de Rohmer es como contemplar crecer una planta"

1 comentario:

Almoneda y Antigüedades dijo...

que pena... Me encantan sus pelis...